Concierto de Tequila, La Riviera, 04/10/2008 | Musica Rock

Hace ya de un tiempo a esta parte tu notas que…
te están pasando cosas que antes no…no te habían sucedido jamás
.

Una nueva noche de rock&roll y una nueva noche en la siento esa extraña sensación de conseguir algo que pensaba que sería imposible.

En los últimos tiempos se está poniendo de moda que los más grandes de otras épocas vuelvan a escena y, además, lo hagan por todo lo alto. Es como si el tiempo se hubiese detenido en algún momento del pasado…Heroes del Silencio, Kiss o Europe, por poner ejemplos de lo más variado, han estado de nuevo entre nosotros…esta noche era el turno de Tequila, un viaje de unos 30 años atrás. Que se dice pronto.

Enchufaste la guitarra en el amplificador los micros encendidos la luz ya se apagó La gente está nerviosa y hay mucha excitación

Un, dos, tres, empecemos con el show…

Sábado en la noche: aforo completo en La Riviera desde hace semanas, cartel de no hay entradas, pero basta una sóla canción para saber el porqué. Un poco de rock&roll, un grupo muy compacto dándolo todo, un solo de Ariel y el público ya delira de emoción. Satisfacción garantizada desde el primer minuto. ¿Se puede pedir más? claro que sí: “Mira esa chica”, “Matrícula de honor”, “Mr.Jones”, “Me voy de casa”, una versión estremadamente reggae de “El barco”, y acontinuación un “Quiero besarte” que del que el público se apropia rápidamente. La comunión es perfecta y esto es solo el principio.

Si uno se para a pensarlo el panorama es de lo más curioso. Canciones con letras para adolescentes encerrados ahora en cuerpos de adultos. La gente se lo pasa en grande pero me pregunto si vivirán la música como lo hacían casi tres décadas atrás. Ellos, ahí arriba intentan hacerlo, y está claro que lo consiguen.
Sólo el señor Alejo titubea entre tema y tema…

Un poco más de rollo no vendría mal, Un poco más de rollo no vendría mal:

….

…esto…habrá que esperar unos minutos para que se centre.

A partir de este momento comienzan las “apariciones personales”, con dispar resultado: en “Ring, ring” es Josu García quien hace acto de presencia. No es Julián Infante pero parece que a nadie de importa especialmente. Fresco y con muchas ganas, Mr. Rock&Roll (como le llamo el mismo Alejo), está más que correcto. A continuación el el turno de Carlos Tarque, de M-Clan, que se une a la fiesta en “Las cosas que pasán hoy”.

El siguiente en tener su momento de gloria es Ariel Rot, que sin ninguna duda, se convirtió en el más adorado, aclamado, y por supuesto, deseado, de todos los que subieron a escena. Sinceramente el tiempo no es algo que vaya con él, y con una sonrisa y dos acordes, el público ya tiene lo que había venido a buscar. Con “Sábado en la noche”, el ambiente llega a lo más alto.

El último en esta ronda es Alejo, que disfruta en “El ahorcado” de cierto protagonismo. Se nota que el breve descanso que se ha tomado le ha venido la mar de bien. De ahora en adelante cada vez tendrá más presencia.

La fiesta continua. “Nena” y “Ahora soy mayor” dan paso al “Rock del ascensor” y “Que el tiempo no te cambie”, donde Leiva y Rubén, de Pereza, se unen a su “apoderado” Alejo, para delirio de algunos e insultos de otros…que se le va a hacer…nunca lleve a gusto de todos.

“Dime que te quiero” y “Me vuelvo loco”, lo mejor de toda la noche, dan término al show antes del bis de rigor. A continuación quizás uno de los peores bises de mi vida: una versión blues de “Rock&roll en la plaza del pueblo” por la que alguien, no se quién, debería haber ido a prisión. Demostración de como apagar la chispa de una canción y de un público en el peor momento. Una pena.

Menos mal que todos los que estábamos allí éramos incondicionales y nos olvidamos pronto de estas cosas…para terminar dos clásicos entre los clásicos: “Necesito un trago” y “Salta”, donde todos somos partícipes de que esta gente sigue muy muy viva. Fin de fiesta, ahora sí, perfecto.

Hay una cosa que te quiero decir
Que es importante al menos para mi

Como sucede en la vida real, a pesar del gran espectaculo vivido, en el concierto de Tequila también hubo un punto negativo que, evidentemente, tenemos que contaros. Una vez más, gracias a las incomprensibles leyes que imperan en la ciudad de Madrid, muchos fueron los asistentes que se quedaron a las puertas de disfrutar de esta gran noche de rock&roll.

Aunque parezca imposible, padres que habían querido compartir con sus hijos esos temas con los que habían crecido, esas letras que les había marcado en lo más profundo, padres e hijos llenos de ilusión y unidos por la música, se quedaron a las puertas de la Riviera…¿por qué? simplemente por esa incomprensible ley que impide que menores puedan disfrutar de todo lo bueno que la música puede aportarles en muchas de nuestras salas…había visto esto suceder más veces, pero lo de la pasada noche fue simplemente desolador. Esperemos que algún día la cosa cambie.

Algo he perdido, y algo gané algo que yo no se explicar muy bien que es Quizas un sueño, que por otro cambié

y alguna foto que quité de la pared

Como conclusión, la que se extrae siempre que uno pueda aprovechar “esa segunda oportunidad que la vida te ha dado y que nunca pensarías que tendrías”: por favor, si os consideráis aficionados de este grupo tenéis que ir a verles. De verdad, da igual lo que tengáis que hacer para conseguirlo pero id a verles.

Simplemente es una de esas cosas que algún día contaréis a vuestros nietos, os lo aseguro. Tequila es mucho Tequila!

Además el tiempo pasa, y nunca sabemos si habrá otra oportunidad…

Crónica realizada por David Fraga

Previous ArticleNext Article

Send this to a friend